miércoles, 21 de octubre de 2015

¿Por qué la Casa XII es tan especial en la carta natal y en la Revolución solar? (1ª Parte)

CONSTANTIN  STANISLAVSKI
“Desde aquel instante y hasta la realización de la mascarada misma, que sería tres días más tarde, algo estuvo removiéndose en mi interior: yo no era yo en el sentido de mi conciencia habitual de mí mismo. O, para ser más exacto, no estaba solo, sino acompañado de alguien a quien buscaba dentro de mí y no lograba encontrar.
“Existía, seguí con mi vida de costumbre, y sin embargo me inhibía de entregarme a ella por completo; algo alteraba mi vida normal. Parecía partido en dos. Aunque mirara cualquier cosa que llamase mi atención no la veía en todo su sentido, sino solo en términos vagos, sin poder penetrar a fondo en ella. Pensaba, pero mis pensamientos no llegaban a completarse; oía, pero no escuchaba; olía las cosas, pero solo parcialmente. La mitad de mi energía y de mi capacidad humana habían desaparecido en cierto modo y esta pérdida minaba mi fortaleza, mi potencia y mi atención. No terminaba nada de lo que había empezado. Tenía la impresión de que era necesario llevar a cabo algo de enorme importancia, pero inmediatamente mi conciencia parecía recubierta por una nube. Dejé de comprender cuál debía ser el paso siguiente, estaba distraído y enajenado. ¡Era un estado fatigoso e insoportable! Nunca me abandonó durante los tres días, y en el transcurso de ese tiempo la pregunta de qué personaje representaría en la mascarada seguía sin respuesta.
“(…) Aquella segunda vida que parecía haberse estado desarrollando paralela a la mía de costumbre era una vida secreta, subconsciente. Dentro de ella se había estado la tarea de búsqueda de aquel hombre cuyas ropas había encontrado por casualidad”
             Constantin Stanislavski                                                                                                                                                                                                                                       La Construcción del Personaje [1]
 
(MIÉRCOLES 21/10/2015) Si en algo coincidimos todos los astrólogos, es en la gran dificultad que tiene la interpretación de la Casa XII –la última de las casas mundanas- en el horóscopo de una persona. Tal como lo explicamos en ¿Qué es una Carta Astral?, las casas mundanas o casas terrestres, representan los distintos campos de vida que los hombres desarrollamos en nuestra existencia. Desde la Casa I que es la casa de la identidad visible, la del ego; hasta la casa XII que es la casa del Inconsciente, de lo oculto de aquello que somos pero no reconocemos ser.

Por esta razón en Coaching Astral, cuando hablamos de El signo y el grado Ascendente, este ángulo que es el más importante en una carta astral, afirmamos que es la puerta giratoria por donde fluyen las energías astrales, donde se inicia el desarrollo de la personalidad del nativo.

 
 
Qué significa  la Casa XII


Carta Natal del Gobierno de Ollanta Humala

Nelson Villegas, sin lugar a dudas uno de los más notables astrólogos modernos, afirma que la casa XII es la más kármica de todas las casas del elemento agua, que por correspondencia con los signos del Zodiaco son la IV (signo Cáncer), la VIII (signo Escorpio) y la XII (signo Piscis). Para él la dificultad parte de lo abstracto que resulta dotar de contenido a una casa que por su co-significancia se vincula con  Piscis, sin duda el más complejo y el más difuso de todos los signos del Zodiaco; debido precisamente a lo difuso que son sus dos planetas regentes: Júpiter y Neptuno.

Para él la XII es la casa del karma, por las experiencias pasadas, que a modo de filtro impide que éstas afloren de modo consciente, quedando atrapadas en el inconsciente a modo de temores, obsesiones y emociones reprimidas que obstaculizan la concreción de la personalidad del nativo, quien emprende esta tarea desde la Casa I, olvidando los lastres kármicos que están listos para actualizarse en cualquier momento de su existencia y ante cualquier situación que pudiera convertirse en detonante o disparadora[2].

En la Astrología tradicional, la Casa XII es la más nefasta de todas las casas. Representa el aislamiento –voluntario o impuesto- las enfermedades crónicas y -algunas veces- mortales. Pero también se le considera la casa de la prisión y de los enemigos ocultos. Esta última significación (la de los enemigos ocultos), es especialmente relevante debido a que hoy sabemos que el peor enemigo de una persona, en muchas ocasiones, es ella misma, sobre todo en lo que a nuestros temores y limitantes se refiere, las cuales se explican precisamente a partir de esta casa.

Dane Rudhyar, otro de los grandes astrólogos del siglo pasado, afirma con razón que la Casa duodécima, es la casa de la consolidación en la que el nativo consolida sus triunfos en la semilla que será el inicio de un nuevo ciclo de crecimiento, pero también la casa donde afronta los resultados acumulados de sus fracasos. Aquí, afirma Rudhyar se apiñan los recuerdos del pasado –conscientes o inconscientes- y la entiende como una entidad creada por el propio individuo con la que debe enfrentarse y confrontarse una y otra vez y siempre que tenga que iniciar un nuevo ciclo[3].

Esta visión dinámica de Rudhyar obedece a que el Sol en su movimiento de traslación, cada año toca por una vez el grado ascendente de las personas, luego de pasar por su casa doce, originando este último tránsito dolor, frustración, pero también causando satisfacción por el sentimiento de la realización y del deber cumplido; aun cuando en estos casos, esta satisfacción tiene una importante cuota de autocrítica y, en ocasiones, con gran sentido auto - punitivo.

 
 
 
Cómo entendemos la Casa XII en Coaching Astral®

Si tuviéramos que definir con dos palabras la casa XII, diríamos que es la casa del lado oscuro del nativo, es decir la casa que da cuenta de todos aquellos contenidos inconscientes  que forman parte de su personalidad, pero que no son iluminados por su conciencia.

Se trata del lado oscuro de la fuerza, para utilizar el lenguaje de Star Wars creado por Georges Lucas. Es la casa de la negación, de la no definición de sí mismo, de las ambigüedades personales.

El lugar donde se encuentra la casa 12 (es decir el signo o los signos zodiacales que ocupa en nuestra carta natal), los planetas que se encuentran en ella, los aspectos que forman con los otros planetas y la posición y aspectos que tienen sus planetas regentes, nos explican los contenidos de ese lado oscuro de nuestra identidad esencial; pero también nos dan las claves acerca de  los cimientos sobre los cuales debemos desarrollar nuestra personalidad.

Por la ley de polaridad, la casa XII no se explica solo por sí misma, requiere de la interpretación de todo el mapa natal, pero sobre todo de la interpretación de la casa VI, que la complementa y que nos ayuda a visibilizar los contenidos de esta casa.

En Coaching Astral® nos queda claro que en la casa XII las personas experimentamos lo que Kostia, uno de los personajes creados por Constantin Stanislavski –el gran director de teatro ruso- en su libro La Construcción del Personaje, cuyas sensaciones, sentimientos, emociones y frustraciones citamos en el epígrafe de este artículo.

Es la casa del no ser o mejor, la casa del no soy; aunque en esencia seamos también las sensaciones, los sentimientos, las filias, las fobias y las frustraciones que nos negamos a aceptar, pero que conviven con nosotros, con nuestro ego y con nuestro yo visible.

En la 2ª parte de este artículo nos ocuparemos de la importancia que tiene la casa XII en las Revoluciones solares, es decir en la carta que los astrólogos levantamos cuando el Sol, a lo largo de nuestra vida y en su tránsito anual, vuelve a ocupar la posición que ocupó en el momento de nuestro nacimiento, fenómeno que ocurre alrededor de nuestro cumpleaños.
 
 
[1] STANISLAVSKI, Constantin: La Construcción del Personaje. Alianza Editorial, El Libro de Bolsillo. 2ª Edición. Madrid, 1980; pp. 32-33. (El subrayado es nuestro).
[2] VILLEGAS, Nelson: La Astrología y El Sol. Editorial Kier, S.A. Buenos Aires,  1992.  
[3] RUDHYAR, Dane: Las Casas Astrológicas. Editorial Kier, S.A. Buenos Aires, 1990.  

Artículos relacionados:
¿Por qué la Casa XII es tan especial en la carta natal y  en la Revolución solar? (2ª Parte)